Weimar (1991)

Te invito a leer «Viaje a Weimar»
por Alberto Infante

Llegamos a Weimar en automóvil desde Munich, camino de Berlín, en el verano de 1991, apenas año y medio después de la caída del muro y de una reunificación tan imprevista como acelerada de las dos Alemanias, el primero de una cascada de acontecimientos que acabarían desmembrando primero su imperio y a la propia Unión Soviética después. Europa dejaba atrás con una mezcla de alegría y de vértigo las últimas secuelas de la II Guerra Mundial y de la guerra fría que la siguió y se acercaba, rápidamente y sin querer advertirlo, a la descomposición de Yugoslavia y a una década de guerras fratricidas en los Balcanes.

[Leer más]

2 comentarios en “Weimar (1991)”

  1. Hace un par de dias con motivo a la presentación del libro traducido del italiano por Carmen Romero sobre Artemizia, gran pintora del siglo XVII, me encontré con las palabras de presentación tan breves y sensibles de Jorge Semprun como una brisa del aire que viviera en el campo de Büchenwald. Un aire viciado del averno, como Alberto Infante describe el lugar, pero que alguna vez una hoja o sonido de su movimiento pudo hacerle soñar de que aquel Bosque de las almas no sería su tumba.
    Me he quedado impactada por la brevedad de palabras y la intensidad del recuerdo en el Viaje de Weimar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *