La sal de la vida (2004)

Aquí te dejo una selección de poemas que componen mi obra «La sal de la vida» (publicada en 2004 por la editorial Vitruvio) y el texto de las presentaciones del libro que tuvieron lugar en Barcelona, Getafe, Bilbao y Madrid.

 

 

Presentación de «La sal de la vida» (ed. Vitruvio, 2004)
Barcelona, Museo de la Ciudad (30 de junio de 2004)
[Leer presentación]

Presentación de «La sal de la vida» (ed. Vitruvio, 2004)
Getafe (25 de noviembre de 2004)
[Leer presentación]

Presentación de «La sal de la vida» (ed. Vitruvio, 2004)
Bilbao (26 de noviembre de 2004)
[Leer presentación]

Presentación de «La sal de la vida» (ed. Vitruvio, 2004)
Madrid, Hotel Gran Canaria (7 de febrero de 2005)
[Leer presentación]

Fotos  de la presentación en Madrid (2004):

[slideshare id=712321&doc=lasaldelavida-1225543859463472-9&w=425]

Selección de poemas de La sal de la vida:

Ediciones Vitruvio – http://www.edicionesvitruvio.com/

0 comentarios en “La sal de la vida (2004)”

  1. isabel diez serrano

    Querido Alberto: En este retiro del Parador de Lerma “La Sal de la vida” me ha llegado y me ha “llenado”. Sencillamente humana, fresca, abrupta a veces: “La nostalgia es dura disciplina/ para el corazón de un niño”… pero los sueños, ¿quién los toca?/ ¿Acaso alguien teje con sus hebras mirada y sobrevive?… Y si la muerte fuese verdadera y ya no hubiese luego nada/ sino solo rendir, y perdurar y hacer de lo fugaz breve reflejo / cómo serían posibles, di, ésta luz y esta mirada?” Me he detenido un momento para meditar en este primer poema titulado “Luz de invierno”.
    Dices más adelante que estás tú (o el día) poco dotado para la abstracción. Sin embargo en tu libro encuentro todo lo contrario. Tanto tú como tu poeta estabais ese día tan dotados para la abstracción que escribisteis simple y llanamente: …”en otoño no cesa de llover / y eso le da al conjunto un aire / de acuarela antigua pero sin melancolía…” ¿Te parece poca abstracción? En estos sencillos versos, casi obvios, ya has pintado un cuadro en el que no solamente tú te abstraes sino que haces abstraerse al lector ensimismándolo en esa plasticidad que, por otro lado, no tiene ninguna grandilocuencia, ni falta que le hace, sino que es cotidiana, directa.
    Creo que tu poesía es valiente, fuerte, esperanzada, existencial y la nutre un rico vocabulario. A pesar de su forma libre de expresión hallamos en ella ese ritmo interno, inherente a la poesía. Decía José Hierro que la Poesía está hecha con palabras y ritmo y tú, aún sin medir los versos, es decir, a tu aire, o al ritmo de tu corazón, consigues eso que no toda la poesía libre o “moderna” tiene y que es tan necesario. También consigues metáforas increíblemente bellas o muy sugestivas como: “el pequeño manzano / carga solo con sus pensamientos”. Y las mezclas con algo tan aparentemente prosaico y cotidiano como: – “Eso digo yo” (en “Osa Mayor”)
    En resumen, he leído por segunda vez tu “sal de la vida” y no me arrepiento de ello. Agradezco haber tenido esta segunda oportunidad de disfrutar de su lectura y eso significa mucho. Significa que merece la pena “ganar el tiempo” y archivar el libro entre los de “buena Poesía” que, desafortunadamente, hoy no abunda. Te felicito por esta poesía tan existencial y tan bellamente elaborada y por haber conocido otro poeta de la talla de los que a mí me gustan.
    Un abrazo
    Isabel Díez Serrano

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *