No hay Godot en Beckett

Que seas irlandés, flacucho y desgarbado,
y salgas de un cine junto al Sena,
y sea el invierno del 38,
y te apuñale un vagabundo

que sobrevivas,
y vayas luego hasta la cárcel
y preguntes “¿por qué lo hiciste?”
y él, tranquilo, responda “y yo qué sé”,

algo tendrá que ver me digo
con que en el 52 Estragón y Vladimir,
en medio de la nada
hablen, peroren, disparaten,
se crean necesarios
esperen a quien no vendrá,
Godot nunca vendrá.

¿Cómo va a venir si ya sabe lo que le espera?

0 comentarios en “No hay Godot en Beckett”

  1. Estoy husmeando por entre la gran variedad de textos que nos ofrece tu cuaderno, Alberto. Me detengo en este espacio de poesía, a pie de un título que me ha seducido y en las primeras estrofas que nos dejas. Seguidor fiel del teatro del absurdo, como de los Beatles, no he podido resistir la tentación de dejarte mi saludo aquí.
    Un abrazo. Salud.

    Julio González Alonso

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *